La Residencia Juvenil es un espacio abierto a la comunidad que brinda atención a niñas y adolescentes en situación vulnerable y que genera acciones educativas y preventivas que promueven el desarrollo armónico, la participación comunitaria y la sana inserción social de las beneficiarias.

Este espacio favorece la estabilidad en las adolescentes y niñas, que les permita desarrollar capacidades para elaborar y asumir su propio proyecto de vida a través de un ambiente familiar. Se brindan servicios educativos y de asistencia que permiten el desarrollo de las beneficiarias promoviendo su inserción comunitaria.

El servicio lo brindamos en dos modalidades:

  • Niñas internas

Contamos con un espacio de acogida dentro de un modelo residencial que ofrece condiciones de seguridad y estabilidad, que contribuyen a reconstruir la estructura familiar, promoviendo el desarrollo armónico y proyectando a las niñas una opción de vida futura, atendiendo primordialmente a aquellas que no cuentan con una estructura familiar que les dé un soporte estable para su desarrollo o se encuentren en condiciones de desamparo.

Se les brindan servicios educativos y de asistencia que permiten su desarrollo tales como educación, alimentación, vestido y calzado, atención médica, psicológica y trabajo social, recreación, hospedaje. Se promueve su inserción comunitaria y se les acompaña mediante procesos de vida independiente.

  • Niñas de la comunidad (externas)

Ofrecemos un espacio educativo a niñas y adolescentes de la comunidad cercana a las instalaciones de la Residencia Juvenil, en el cual las acompañamos en procesos formativos que prevengan el efecto de los riesgos sociales presentes en el entorno y faciliten oportunidades que favorezcan su desarrollo personal y comunitario.

Se les ofrecen los apoyos necesarios para el acercamiento y acceso a diversos servicios acordes a sus necesidades con la intención de mejorar su rendimiento académico y la prevención de la deserción escolar, así como promover el desarrollo físico y la socialización mediante actividades recreativo culturales, utilizando los espacios y herramientas formativas desarrolladas para las niñas internas haciéndolas extensivas a niñas de la comunidad.
Este grupo de beneficiarias no requieren el servicio de alojamiento y asisten a actividades de lunes a viernes.